viernes, enero 30, 2009

Forasteros

" La mentira", Marcos Rey Vicente


“No me arregles esta noche, quiéreme roto”
Juan Manuel Faccio.



Sobre todo desperdíciame, rocíame y tírame bajo la cama, olvídame en la estufa o déjame circular en la bañera. Sobre todo digiéreme despacio y sin los dientes, descuidado del tiempo, de que me termine, de que fenezca y me haga hormiga. Préstame sin intereses a los amigos, háblales de mi como si fuera la chica que deslizó un domingo en la pastelería. Disimula mis marcas con disfraces de huérfanos. Absórbeme como el cigarrillo que te lo sumas de hastío. Llórame sin rabia, con cobardía. No te aprendas mi nombre, ni te robes mis gemidos. Sobre todo siempre dame besos desconocidos, como si nunca tu cuerpo hubiera urgido al mío, como si nada, como los faroles alumbrando ecos en las madrugadas.

5 comentarios:

L. S. Márquez dijo...

Está muy hermoso tu poema. No habla de tristezas, pero sí de anhelos.

Me gustan sus imágenes..

Saludos!

2KN1GHT dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me encanto. Espero pasar mas seguido por aqui.

Saludos.

Maria Fernanda Campos dijo...

Me engullo tus poemas desde que encontré tu blog. A veces sentimos tan igual que asusta.

¨Me encanta el fetiche de nuestras sangres unidas en un río¨ hermoso poema de Juan Manuel Faccio.

Saludos Dina

Mafie

Maria Fernanda Campos dijo...

Me engullo tus poemas desde que encontré tu blog. A veces sentimos tan igual que asusta.

¨Me encanta el fetiche de nuestras sangres unidas en un río¨ hermoso poema de Juan Manuel Faccio.

Saludos Dina

Mafie

José Ángel dijo...

Como te dije: Siempre habrán dos brazos que quieran dar y recivir un abrazo, unas caricias; la sensación, la cosa.

Están poéticos los poemas.

Un beso!